ME VOLVÍ A ENAMORAR.

Escrito por MAYRAANGELABR 02-05-2016 en amor. Comentarios (0)

Estoy enamorada…

Me enamoré cuando apenas te vi. Pude entender, al fin, que el “amor a primera vista” sí existe.

Me enamoré de tus ojos, porque sentí, que me observaban detenidamente, apenas te diste cuenta de mi presencia.

Me enamoré de ti, porque sé que mueres por mí.

Me enamora tu forma tan noble de ser conmigo.

 Cuando, dices lo mucho que me amas, mi corazón logra palpitar aceleradamente. Haces que mi mundo se detenga, cuando escucho tus palabras; puedo cerrar los ojos e imagino toda mi vida a tu lado.

Eres mi hombre perfecto. Mi otra mitad, mi alma gemela, porque cuando te miro a través de tus pupilas, me miro a mi misma. Eres el que siempre soñé. Tan fuerte  y tan indefenso a la vez. Tan dulce y tan enfadado. Tan amoroso y tan seco. Tan inteligente y tan necio. Tan bondadoso y tan engreído. Tan gracioso y tan serio.

Cuando supe que ibas a ser mío, no dudé en entregarme por completo. Doy todo de mí para que este lazo funcione contigo; no puedo llegar a la perfección, pero trato de ser quien tú te mereces, ya que mereces todo.

No creí que me volvería a enamorar de otro hombre. Te prometo, mi amor, que serás el único por quien yo de mi vida.

Gracias porque me enseñaste a mirar con los ojos del corazón. Llegaste en el momento preciso, en el que mi mundo se detenía, por personas que no supieron valorarme. Sin embargo, sólo me bastó que cogieras mi mano, para respirar y seguir como tal ave fénix que renace de las cenizas.

Estoy enamorada de ti, porque el día de hoy, haces que me sienta fuerte, con una sonrisa en el rostro, porque estoy dispuesta a dar todo por ti. Yo, sólo a cambio quiero tu amor.

Quiero que sepas, que el día, en el que leas esto, pase lo que pase, siempre estaré a tu lado. Descubrí en ti, que el amor verdadero, puede llegar en el momento menos indicado, pero, yo sí te busqué, y Dios te mandó a mi lado, para nunca separarnos.

Sólo sé que no volveré a enamorarme, como lo estoy de ti. Perdidamente endulzada de tu amor tan mágico y tan puro. Gracias por amarme de la forma en que me amas y también por decirme inocentemente  “Eres la mejor mamá del mundo”. Te amo, Matheo.